Mil maneras de morir

Me flipa la tele americana. Son unos genios del entretenimiento más absurdo y disparatado. El formato televisivo más absurdo o radical que se te ocurra ya lo pensaron y patentaron ellos hace 25 años. Eso sí, la tele americana no es apta para cualquiera. A la que tu cerebro se despiste te la juegan y estás comprando en la Tele Tienda abrigos que se convierten en manta, sujetadores que te masajean la espalda, bebiendo Coca Cola como si fuera tu vida en ello, desayunando Doritos y cenando galletas Oreo.

El otro día estuve viendo un rato de ‘1000 ways to die’ y casi me meo de la risa. El formato no tiene mucha ciencia: Recrea las muertes más frikis del país de las hamburguesas. Las recreaciones son descojonantes, parecen ideadas por los mismísmos Monty Phyton.

De repente te cuentan la historia de una vieja que se lió a mamporros con un atracador en Los Ángeles. Y pudo con él la jodía. La vieja era una super héroe. Bueno, fue una super héroe hasta el mismo momento que con la conciencia tranquila de haber hecho una buena acción, cruzó la calle y zas, un camión la redujo a ‘pegatina de vieja’. La narración en castellano es de lo más humorística y los efectos especiales vamos, ¡de ultimísimo nivel! Tanto que en algún momento del atropello se ven trozos de espuma saltando bajo las ruedas del camión.

Luego contaron la historia de un tipo duro. Muy fuerte él, muy seguro de sí mismo, muy gallito. Mucha tontería hasta que por ponerse chulo con un colega, se tropezó con una mesa, terminó incrustando los cuernos contra la tele. Murió por una descarga eléctrica de la tele, porque una pieza del interior le partió el cuello y porque un trozo de cristal le rajó una arteria.

Todo muy en rollo Destino Final, no les interesa una muerte sin más, tiene que ser una muerte ridícula o de lo más rara. ¡Exportemos ya este formato Dios!

Una selección de casos de 1000 ways to die (el mejor el primero, muerte por Iphone)

About these ads

One Comment on “Mil maneras de morir”

  1. lucrexxia dice:

    una amiga me contó de una muerte en su barrio .
    había un tipo que tenia fama de tener un enorme pene.
    un gay del barrio queria comprobar si su reputacion era justa y comenzo a acechar al otro tipo para que le hiciera cierto favorcito con su enorme miembro.
    el hombre dle pene grande accedio luego de ser acosado , hostigado y finalmente sobornado.
    finalmente el gay vio si deseo satisfecho pero al precio de que le fueron perforados los intestinos y murio de peritonitis.
    recordé esa frase de presidio:
    mierda en mi pito, o sangre en mi cuchillo.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 241 seguidores