Impresionante explosión durante una prueba del FIM CEV Repsol en Motorland


Jill Price, la mujer que nunca olvida

 

Jill Price es una mujer de Los Ángeles nacida en 1965 que posee una memoria autobiográfica extraordinaria que le permite recordar cada uno de los días de su vida desde que era un bebé. Ella no puede olvidar. Su enfermedad se llama hipertimesia. Su primer recuerdo nítido se remonta a los dos años, en la cuna, cuando se sobresaltó por los ladridos del perro de su tío. Desde los ocho retiene cada momento de su vida. Su memoria prodigiosa no le deja descansar.

Tras sucesivas investigaciones, se descubrió que todo comenzó un día cuando Jill tenía 8 años y tuvo que mudarse de su casa. Esta hecho le causó un trauma a Jill, que desde entonces se obsesionó por recordar todo lo de su vida pasada. Aunque es a partir del 1980, a partir de los 14 años de edad, que sus recuerdos comienzan a ser ‘automáticos’.

A los 10 años, Jill comenzó a escribir un diario, el cual se convirtió en una obsesión por ‘anotar las cosas’.

Jill mantendría el hábito hasta cumplir los 34 y cubrir 50.000 páginas en total.

Jill dice no poder detener su propia memoria, sino que esta funciona de manera descontrolada y automática. Tampoco sabe qué será lo próximo que recordará. Los recuerdos simplemente aparecen en su cabeza, algunas veces cuando alguien menciona una fecha o un nombre, o simplemente al oír una canción en la radio. No importa si Jill quiere recordar ese día o no, su mente revive ese instante viéndolo “tal como lo veía ese día” y rápidamente salta a otro y de ahí al siguiente.

Jill no sólo recuerda las cosas buenas que le ocurren, sino que también tiene en su mente todos los recuerdos malos que le han ocurrido desde entonces . Este hecho no le permite evulocionar personalmente ni “pasar página” en algunos momentos de tu vida.

Por otra parte, nuestras percepción de nosotros mismos va cambiando a medida que crecemos y nuestra personalidad se forma a partir de ‘muchos yos’. Jill, sin embargo, no puede hacer esto porque ella recuerda todos sus “yos” de cada uno de los días de su vida.

Con 51 años Jill vive angustiada por las reminiscencias. No cesa de recriminarse las malas decisiones, por insustanciales que fueran. En su cabeza, todos los recuerdos tienen la misma prioridad. Los ordena por fechas. Recuerda desde las rutinarias comidas hasta pasajes cruciales, como un primer beso, pasando por el clima a lo largo de la jornada.

En el segundo vídeo podemos observar cómo la entrevistadora le muestra varios fragmentos de sus series favoritas de los años 70. Price, con ver tan sólo unos pocos segundos de cada pieza es capaz de recordar el día exacto de la emisión del capítulo, de qué trataba y lo que ella estaba haciendo en ese momento.
Todo cambió cuando dos científicos de la Universidad de California, Cahill y McGaugh se preocuparon por su caso. Ambos investigadores dicen que alguna de las partes misteriosas del cerebro de Price son más grandes de lo normal, y lo más importante, que son áreas relacionadas con los trastornos obsesivo-compulsivos. El doctor McGaugh asegura que creen que tiene una fuerte tendencia a este tipo de trastorno, ya que el hecho de coleccionar y acumular cosas (diarios, anotaciones) como hace Price son dos rasgos característicos de este tipo de trastorno.

La publicación del caso de Jill, hizo que surgiesen más personas que padecían hipertimesia. Actualmente se han detectado numerosos casos de hipertimesia. Brad Williams del estado de Wisconsin, Rick Baron de Ohio, Solomón Shereshevski de Rusia y Marilu Henner son algunos de los casos más sonados que han sido estudiados por varios investigadores.


Olas de invierno


Mike Stewart sigue dando caña como el primer día


Macklemore & Ryan Lewis- Dance (Feat. Idris Elba)


Bibi Bourelly-‘Sally’


Todos

Todos los dioses. Todos los cielos. Todos los infiernos. Todos están dentro de ti.

Joseph Campbell


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores