La crisis y la paradoja del cangrejo

Si uno coge el diccionario y busca la palabra crisis ésta es definida como: “Situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o un proceso”. En esta definición para mi, hay una palabra clave: Desarrollo.

¿Por qué desarrollo? Estamos en 2014. Tengo 33 años. En octubre cumplo 34. En su día hice lo que el sistema te decía que debías hacer para prosperar en la vida, así que estudié una carrera. Hice que mis padres invirtieran en mi futuro y se gastaran dinero en mandarme a otra ciudad a estudiar. Luego seguí haciendo lo que se suponía que debía hacer. Cuando terminé la carrera y mi formación busqué trabajo en mi ciudad. En vano. Y más cuando Cádiz es una de las ciudades de Europa con más paro. Una ciudad que incluso llegó a estar en lo alto de esa penosa lista.

Luego seguí haciendo lo que se suponía que debía hacer. Con mis pocos ahorros me trasladé a la gran ciudad a probar suerte y buscar trabajo. Yo no era Paco Martínez Soria, ni aquello era la posguerra. Pero di casi los mismos pasos. A punto de tener que rendirme lo encontré. No me duró mucho, pero durante unos años logré mantenerme a flote entrando y saliendo de la cola del paro. Ninguno de esos trabajos me duró más de 1 año y medio y en ninguno de esos trabajos cobré más de 1.300 euros. Así que antes de que llegara la crisis yo ya estaba hecho a la inestabilidad, la incertidumbre, el trabajo mal pagado y las horas extras no pagadas.

No cometí el error de comprarme una casa ni hipotecarme. No cometí el error de comprarme un gran coche. No me casé ni tuve hijos. No me lastré con televisiones de plasma de 68 pulgadas, dvds grabadores, tablets, iPhones, ni muebles de diseño que hacen que tu casa parezca salida de una revista. No tiré el dinero que tanto me costaba ganarme. Me privé de mucho en pro de mi futuro ahorrando como una hormiga de aquí y allá haciendo malabarismos con sueldo de mileurista.

Y llegó la crisis. Y con ella la involución en la cronología de mi vida. Una vida entre millones, todo sea dicho. Y si ya la palabra desarrollo era clave en todo esto, la involución no se queda atrás. La involución es el “Retroceso en la marcha o evolución de un proceso”. Y la involución llegó a mi vida. Todo aquello que había tardado tanto en construir fue desapareciendo hasta convertirse prácticamente en un bonito sueño que ahora parece bien lejano y del que sólo quedan pequeños restos.

Se acabó irse de vacaciones sabiendo que a la vuelta tendrías un puesto y un sueldo bajo esperando. Se acabaron las vacaciones de hecho. Se acabó la independencia que te daba tu trabajo. Se acabó socializar con compañeros de trabajo. Se acabó el viajar para conocer sitios bonitos y culturas. Se acabó cualquier proyecto de vida que pudieras tener en mente. Se acabó vivir en la gran ciudad. Se acabó lo que habías estado guardando para el ‘por si acaso’. Se acabó casi el sonreír. Se acabó el ser medianamente feliz. Se acabó el madrugar y sentirte útil haciendo algo.

Y empezó la involución, el retroceso y la marcha atrás. Como si de un cangrejo se tratase empecé a dar pasos en la dirección contraria al lógico y normal desarrollo de la vida. Y entonces es cuando echas la vista atrás y casi te sientes como un cangrejo. Buscas en Google y voilá, das con la paradoja que casi resume todo. La paradoja del cangrejo. Una paradoja que recoge que estos animales, cuando huyen de una amenaza, hacen que los latidos de su corazón se hagan más lentos hasta casi pararse en lugar de acelerarse como dicta la lógica biológica.

Y ahí estamos, caminando hacia atrás y con el corazón casi parado, intentando huir de esta maldita involución.

559580_cangrejo

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s